pergamino 30 de Luther; la ciudad de Turia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

pergamino 30 de Luther; la ciudad de Turia

Mensaje  Baal el Tuchuk el Sáb Ene 16, 2010 2:40 am

CIUDAD DE TURIA
Pergamino 30 de Luther

“Parecía una noble, esbelta ciudad, clanca y reluciente, elavándose entre las llanuras” (Nomadas de Gor, pag.55)


La grande y lujosa ciudad de Turia está ubicada en el hemisferios sur de Gor, en medio de las vastas praderas de hierba conocidas como las Llanuras de Turia; estas llanuras son también reclamadas por las tribus bárbaras de los Pueblos del Carro, quienes las llaman las Tierras de los Pueblos del Carro.
Turia es llamada algunas veces la Ar del Sur, porque su grandeza es equiparable o superior a la de Ar; es posible que la población de Turia se sitúe entre el millón y los tres millones de personas. No hay muchas mas ciudades mencionadas en los libros en el hemisferio sur, aparte de las del Tahari, aunque se especifica que unos pocos ubares tienen pequeños reinos en las regiones del sur.
La ciudad de Turia recibe su nombre del árbol Tur, de tronco alto y tonos rojizos; el árbol Tur puede crecer hasta unos doscientos pies o mas, y recuerda a las secuoyas de la Tierra. El Tur-pah es un parásito que vive en estos árboles. Este árbol tiene hojas escarlata de forma ovoide que son utilizadas en muchos platos como el sullage.
Una leyenda cuenta que un hombre que había vagado cruzando las llanuras, se había encontrado un árbol Tur en primavera; este hombre no es identificado o descrito en detalle. Como las llanuras están desprovistas de árboles, encontrarse con este árbol era extraño. Alguien debió plantarlo hacía mucho tiempo, y nadie lo había cortado. Así que un grupo de personas deciden crear una ciudad en ese lugar, la que sería Turia.
Turia se encuentra al menos a un millar de pasangs de la costa del Thassa y hay poca agua cerca hasta la costa, salvo el río Cartius y sus afluentes. Esto llevaría a ubicar a Turia en medio de las praderas. La ciudad tiene altas y blancas murallas con nueve puertas; las murallas blancas son una medida defensiva, pues el resplandor del sol en ellas ayuda contra los atacantes, como muchas otras ciudades de Gor tienen, por ejemplo Ar y Koroba. La puerta principal es alta, con doble hoja de madera qee requiere de un gran molinete para abrir y cerrar. Pocos detalles nos dan de si las nueve puertas estaban en la muralla exterior o si había que cruzarlas para entrar en la ciudad.
La Piedra del Hogar de Turia es oval, grabada con la letra inicial de la ciudad, y se piensa que debe tener tantos años como la ciudad, aunque no hay indicios de ello. La ciudad está dirigida por Phanius Turmus, su Ubar, y también por un Alto Consejo. A pesar de haber numerosas referencias de Phanius como Ubar, hay dos pasajes en Nómadas de Gor (1) donde se le llama Administrador. Incluso en la versión revisada, publicada por New Worl Publishres, existe la misma discrepancia. Pero en las dos siguientes novelas, también se refiere a él como Ubar, por lo que las referencias a administrador sean una errata, lo mismo que llaman a Phanius “Phanias” en otros dos libros. El contexto de esos otros libros, empero, deja claro que se refieren al mismo individuo; Phanius Turmus ha estado en el poder de Turia desde alrededor de 10109 AC. Phanius tenía dos hijas que no habían tenido nunca compañero libre; cuando los Tuchuk conquistaron Turia, las dos hijas fueron esclavizadas, aunque fueron liberadas pronto. La disponibilidad de las dos hijas del Ubar plantea una posibilidad interesante para que un hombre consiga una libre unión y de pie a una intriga
A pesar de la existencia de un ubar, se dice que el verdadero poder en Turia recae en la Casta de los Mercaderes, como en otras muchas ciudades; cientos de caravanas y miles de mercaderes vienen a Turia cada año a vender sus productos; ninguna de esas caravanas, y pocos de esos mercaderes, van a los Pueblos del Carro (2). En la ciudad se podía encontrar casi de todo, incluso muchas de las raras mercancías que había en Gor: “Encontré en Turia todo lo que deseaba; era lujosa, sus tiendas estaban llenas de extrañas e intrincadas mercancías. Pude oler perfumes que nunca antes había olido. También encontré un grupo de músicos cantando y bailando en medio de una calle, tocando sus flautas y tambores, quizá de camino a alguna fiesta. Estaba encantado de volver a verla espléndida variedad de colores de las castas, típicas de una ciudad goreana, de escuchar los gritos de los vendedores ambulantes, de los campesinos, de los taberneros publicitando su vino de nueva cosecha.” (Nómadas de Gor, pag 87). Muchos de los negocios están orientados hacia el placer desde las habitaciones de las tabernas hasta los baños públicos. A pesar del riesgo que supone para las caravanas pasar cerca de los pueblos del Carro, muchos mercaderes se arriesgan a diario, esperando hacer mucho dinero. La primavera es la mas peligrosa estación para esos mercaderes, puesto que es la preferida para los asaltos por los Pueblos del Carro.
Turia tiene reputación de que sus ciudadanos son perezosos y que aman el lujo; obviamente esto no puede ser verdad, ya que Turia ha sido capaz de sobrevivir muchas generaciones contra la amenaza de los Pueblos del Carro “Supongo que vivir tras las altas murallas de Turia, para muchos de sus ciudadanos, les llevo a día a día a olvidar la amenaza de los distantes Pueblos del Carro” (Nómadas de Gor, pag 88) Esto hace pensar en la idea de los turianos en cuanto a su seguridad, ya que no han sido asaltados en más de cien años. Los ciudadanos de Turia son capaces de subir a las altas murallas que rodean la ciudad y observar las praderas. El ancho de esas murallas es de unos treinta pies. A pesar de que no esta permitido a una persona entrar en los puestos de guardia, si que pueden vagabundear por sus murallas.
Turia no posee una caballería de tarns, pero les es posible alquilarla a los mercenarios en algunas ocasiones; Su verdadera fuerza reside en su caballería de Tharlariones, armados con lanzas; cada tharlarion supone una gran amenaza para las generalmente planas praderas que rodean Turia. Dentro de la ciudad hay también eslines cazadores y las mazmorras de tortura de Turia no son un lugar placentero donde estar.
Turia tiene bastantes pozos grandes dentro de las murallas; estos pozos están revestidos de azulejo y son profundos, extendiéndose cientos de pies hacia abajo. Hay un pozo descrito como de 800-900 pies de profundidad; también se describe su anchura de quince pies aunque no estamos seguros de que sea un promedio. El pozo tiene un gran bidón, capaz de sostener los cientos de galones de agua que se extienden bajo la ciudad. Dos cuerdas están atadas al bidón y otra más pequeña controla la entrada de agua y esta entretejida con cadena y recubierta con una goma para preservarla de la humedad. Esta cuerda con cadena se reemplaza cada dos años.
Como los azulejos han de ser revisados periódicamente, la cuerda tiene una especie de calapiés, espaciados a una distancia de diez pies. Los pozos están rodeados solo por un corto borde de pocas pulgadas; sin embargo, se mantienen cerrados en un patio con paredes de dieciséis pies y con una pasarela dentro. La entrada al patio es a través de un conjunto de arcos y puertas de madera. Estas áreas fortificadas no solo protegen los pozos, ya que pueden ser usadas como puestos defensivos en caso de ataque. Los turianos también mantienen reservas para cuando están sitiados, llenados con agua de las lluvias y de la nieve.
Uno de esos pozos oculta un secreto, que es una salida de entrada y salida de la ciudad, aunque los turianos ahora son conscientes de su existencia; este secreto fue descubierto por Harold de los Tuchuk, cuando era joven y esclavo en Turia. El se escondió en un pozo y encontró un paso por debajo por el que se podía escurrir; este paso era una agujero que daba a una pequeña piscina que alimentaba el pozo y luego se extendía en un rocoso túnel bajo el agua Era un túnel largo, pero afortunadamente había muchas zonas en las que el agua no llegaba al techo del túnel, y tenían bolsas de aire. El túnel desembocaba en un agujero de solo ocho pulgadas de ancho, entre dos rocas, en la superficie La salida de agua provocaba un pequeño chorro.
Hasta el momento en que se narra Nómadas de Gor, Turia nunca había sido conquistada: “La ciudad nunca había caído, ni siquiera había estado sitiada, en más de una centuria” (Nómadas de Gor, pag. 88). Sus defensas eran bastante fuertes y sus guerreros cualificados; pero los Tuchuk, liderados por Kamchak, habían sido capaces de conquistarla. Para atravesar las murallas, los Tuchuk habían recurrido a un truco, bloqueando las puertas encajando un pesado carro; los Tuchuk quemaron y saquearon la ciudad, pero al final, Kamchak elije abandonar Turia y ponerla en manos de Phanius Turmus, no sin antes tomar cuantioso botín. Tomó dos terceras partes del oro de la ciudad, dejando el resto para la reconstrucción. También reclamó cinco mil de las mas bellas mujeres libres de la ciudad, esclavizándolas. Y los Tuchuk capturaron muchos de los esclavos de la ciudad, liberando algún esclavo que antes había pertenecido a los Pueblos del Carro.
Un beneficio indirecto del ataque de los Tuchuk fue el gran número de turianos que huyeron de la devastación hacia el norte; como muchos de esos turianos se establecieron en ciudades del norte, llevándose muchas de sus pertenencias, invenciones e ideas con ellos. Todo esto había hecho a Turia única una vez, pero la civilización turiana se extendería a otras ciudades. Un número de estos objetos serán totalmente descritos mientras otros pueden existir aunque mencionados en otros libros.
Turia siempre había sido importante para la existencia de los Pueblos del Carro; el comercio entre ambos era común, así la Gente de los Carros podían adquirir manufacturas que de otras forma no podían conseguir por ellos mismos. Muy pocos mercaderes visitaban los Carros, así que los Tuchuk necesitaban un sitio donde poder comerciar; los asaltos eran insuficientes para colmar sus necesidades. Sin un centro comercial propio, era muy difícil adquirir ciertas necesidades. Kamchak también sabía que los Pueblos del Carro necesitaban un enemigo y Turia había sido elegida como enemigo. Kamchak quería mantener a su gente segura, pero sin caer en la pereza.
Como muchas ciudades en los libros, Turia no es totalmente descrita; en cambio, pequeños objetos sobre la ciudad son explicados extensamente en los libros. El resto de la novela describe simplemente un buen número de todos esos objetos de Turia.
Fiestas Turianas: Estas fiestas, similares a las de la Roma clásica, son casi siempre por la noche, y pueden albergar hasta ciento cincuenta distintos platos. La etiqueta requiere que cada invitado al menos pruebe uno de cada ellos. Esta increíble cantidad de comida esta destinada a agradar el gusto de todos. Entre platos, los invitados pueden usar unos bastoncitos aromáticos, empapados en olorosos aceites, para inducir al vómito que se derrama en un cuenco de oro. Obviamente, los esclavos quitarán esos cuencos de la mesa cuando estén llenos.
Pincho para comer Turiano: Los únicos utensilios goreanos en una mesa son un cuchillo y una cuchara; pero las mesas turianas también tienen este utensilio, similar a un tenedor. Turia es en la única ciudad en que se menciona.
Azúcar turiano: hay una referencia a un azúcar amarillo Turiano, aunque nada dice de la diferencia con otros azúcares.

Alcoholes turianos: los vinos turianos son muy dulces; usan vinos con especias, azúcares y cualquier otra cosa que pueda combinar con ellos; adquieren ese sabor debido al extremo dulzor o especias de condimento. Muchos creen que los licores de Turia son los mejores de Gor, mejores que los de Ar y Cos.
Dichos turianos: Hay un famoso dicho turiano: “Darte algo, por así decirlo, es como agitar tu vino” (Nómadas de Gor, pag. 198) Mas o menos significa que añadiendo algo a una situación, incrementa su complejidad. Como los turianos añaden de todo a sus vinos para intensificar su sabor, hacen lo mismo con sus vidas.
Kaissa: Kaissa es un popular juego de pasatiempo en Turia; tienen allí un gran torneo, pero no se conoce la frecuencia con la que se celebra. Debe ser un torneo anual y se celebra alrededor de las mismas fechas siempre. En el noveno año del ubarato de Phanius, Scormus de Ar ganó el torneo Turiano usando el gambito de Ubara.
Turia tiene su propio elenco de jugadores de kaissa famosos, como Sabo, Boris, Terence y Timor; Sabo venció una vez a Centius de Cos en los juegos de Tharna, y Boris jugó contra Hobarts de Tharna en las mismas festividades de En´kara donde se disputó la famosa partida de Centius contra Scormus. Terence fue el campeón del torneo de En´kara en el año 10127 AC. Timor es un gran hombre de indiscutible integridad.
De acuerdo a las famosas aperturas y defensas de kaissa, Turia hizo la suya propia; hay una apertura turiana, aunque los detalles de ese movimiento nos son desconocidos. También hay una defensa turiana, pero lo único que conocemos es una apertura, gambito de Físico o Casta Verde, que permite el uso de la defensa turiana.
Baños turianos: Hay una gran variedad de baños en Turia, tanto públicos como privados, desde los más modestos hasta los más lujosos. Es por estos baños por lo que todos los turianos saben nadar. Los baños de Turia son considerados los segundos mejores en lujo, número de piscinas, sus temperaturas, aromas y aceites, solo por detrás de Ar. Las chicas de los baños de Turia son casi más famosas que las de Ar.
Chicas turianas: “Las muchachas turianas son orgullosas” dijo Kamchak, “asi que serán excelentes esclavas” (Nómadas de Gor, p.29)

Collar turiano: Es redondo, como un aro, que cuelga ligero en la esclava, y se cierra en la parte trasera; si alguien lleva de la mano este aro, la muchacha dentro de él puede girar completamente dentro. Es difícil de grabar, a pesar de ser muy plano. Estos collares ahora son más comunes también en las ciudades del norte.

Mensaje del collar turiano: Es un alto y grueso collar de cuero donde un mensaje puede ser mostrado en un recuadro; a menos que se esté familiarizado con estos objetos, un mensaje secreto podría ser entregado a una esclava y no te darías ni cuenta.

Barra de esclava turiana: Es una barra de metal con un collar en cada extremo; hay también esposas que se fijan rápidamente en las manos, detrás de la nuca. Dos esclavos o prisioneros pueden estar cautivos juntos con este objeto.

Camisk turiano: Fuera de Turia, esta prenda es conocida como el “Camisk Turiano”, aunque dentro de Turia solo se llama “camisk”; los turianos se refieren al camisk común como “camisk del norte”. Los camisk turianos son como una “T” invertida y cada lado de la barra de la T esta mas estrechada la tela; se ajusta con un solo cordón que ata el camisk por tres puntos, detrás de la nuca, en la espalda y delante de la cintura. Es facil de abrochar a la nuca; entonces pasa por detrás, entre las piernas y va hacia los lados atandose en las caderas. Este camisk cubre la marca de esclava pero deja libre la espalda. Puede ser ceñido al cuerpo y el cordón permite ajustarlo a cualquier muchacha. “Se dice que solo un hombre sabe como atar adecuadamente un camisk turiano a una muchacha” (Cautiva de Gor, p. 160)
Anillos de Harl: Son así llamados por el esclavista Harl de Turia; esos anillos tienen cuatro partes: La primera es una anilla de metal ajustada a un tobillos, la segunda es una sección cerrada y soldada a la parte trasera de la anilla del tobillo, la tercera es otra sección cerrada en la parte delantera de la anilla del tobillo con una cadena fijada y la cuarta es una cadena ajustada a un dispositivo de cierre que se acopla a una segunda anilla de tobillo. Es un dispositivo muy versátil y puede usarse para encadenar a una esclava a casi cualquier sitio; pero el uso más común para estas anillas es servir de segmente en una cadena de esclavas. Una sola llave sirve para el cierre de todas las anillas de una cadena completa; un anillo de Harl cerrado significa encadenar la cadena por las propias anillas de tobillo alrededor de un árbol, un poste, o un objeto similar.
Depilación: En Turia, como en Ar, bo es raro que una esclava esté depilada, aunque no hay ninguna descripción de cómo se lleva a cabo esa depilación.
Pendientes para las orejas: Los pendientes para las orejas eran una costumbre en Turia; los Pueblos del Carro pensaban que ésta era una costumbre bárbara, creyendo que el anillo de la nariz era aceptable, pero no para las orejas. Los pendientes es otra costumbre que se extendió hacia el norte antes de la invasión Tuchuk. Al principio, muchos de los esclavistas del norte desecharon hacerlo en sus esclavas, pero con el tiempo, llegó a ser muy popular por lo que muchas de las muchachas del norte adquirieron esa costumbre. Ahora es una práctica aceptada y favorecida por mucha gente.

Paso de rodillas turiano: Es otrade las cosas que no está del todo descrita en los libros, pero de la que disponemos cierta información que puede ser tenida en cuenta para explicar esto; es conocido por ser un tipo de movimiento en el suelo. Los movimientos en el suelo son básicamente una forma de baile donde nunca una esclava se eleva más arriba de las rodillas de un hombre. Puede consistir en girar, contorsionarse, rodar y arrastrarse, y la muchacha lo puede hacer con sus manos, sus rodillas o su estómago. Puede hacerse de rodillas, sentada, tumbada o medio sentada, medio arrodillada.... El nombre es descrito como paso de rodillas turiano porque incluye muchos movimientos con las rodillas o de rodillas.
Bailes conciliadores: Hay una gran variedad de este tipo de bailes, lo que da a la muchacha una excusa para hacer olvidar a su Amo un momento de enfado. Es un arma de esclava para conciliarse con su Amo. Es una baile en el que la muchacha expresa su arrepentimiento y su deseo de mejorar; cada esclava aprenderá algún tipo de baile de conciliación durante su etapa de entrenamiento. “La mayoría de los bailes de conciliación no son bailes rígidos ni con unas pautas predefinidas, sino que son bailes libres, en los cuales, la esclava, alerta acerca de lo grave de la situación, del estado del Amo, de la naturaleza del malestar, de la gravedad de la ofensa, improvisa el baile haciendo su mejor coreografía para mitigar el enfado del Amo y hacerle olvidar, para tranquilizarlo con un acto de arrepentimiento y de deseo de hacerlo mejor” (Bailarina de Gor, p.332). hay un montón de este tipo de danzas con formas fijas, por costumbre y tradición, como el majestuoso Baile del Arrepentimiento de Turia.
Sedas turianas: Es uno de los productos mas famosos de la ciudad y muy valorado en todo Gor; la Guerra de la Seda de 8110 AC, fue una lucha librada en el hemisferio sur por el control de ciertas rutas de caravanas. Se llamó la Guerra de la Seda porque en ese tiempo las sedas turianas empezaban a ser importadas en grandes cantidades en el Tahari.

Daga turiana: Desafortunadamente, este objeto es mencionado pero no descrito en los libros, así que no tenemos ni idea de las diferencias con otras dagas.
Escudos turianos: Los escudos turianos tenían una tendencia ser ovales y bastante redondos.

Poción de dientes: Algunos turianos llevaban en su boca unos colmillos especiales que contenían un veneno mortal de Ost; si eras mordido, morías rápidamente y entre grandes dolores, volviéndose tu cuerpo naranja. Esos colmillos eran usados por mercaderes y otra gente que no eran expertos en la espada ni en el arte de la guerra. Es un objeto de un solo uso, por lo que esos colmillos necesitas recargarse después de un mordisco.

Calendario turiano: Turia calcula sus años desde el solsticio de verano, diferente a las demás regiones de Gor, que lo hacen desde el equinoccio de primavera.

Clearchus: Fue un inmigrante de Truia que trajo con él a unos cuantos seguidores; es recordado como el patrón de las artes y la filosofía y ha sido asociado con otro Clearchus, un famoso bandido de dos siglos atrás, quien decidió legitimar y regularizar su situación. Proclamó su a´rea de acción como un ubarato, declarçandose asimismo Ubar, comenzando a exigir impuestos y derechos de paso. Fue entonces cuando varias ciudades cerraron con él un acuerdo diplomático pero una gran fuerza mercenaria los expulsó de sus posiciones; entonces él debió viajar a Turia.

Las Piedras de Turmus: Hubo una vez un puesto avanzado de Turia, un puesto de mercaderes; estaba dedicado al intercambio de bienes con el reino de Ar. Estaba bajo la protección de Turia, lo que significaba que allí regían las leyes de Turia y que era defendido por sus soldados. El puesto estaba situado a unos doscientos pasangs de Ar, a dos o tres jornadas por la carretera del Vosk. Tenía grandes murallas blancas, de unos ochenta pies de altas, con seis torres en sus murallas, don en la puertas y el resto en las esquinas del perímetro. Un alambre anti-tarns protege la zona elevada de las defensas y la guarnición cuenta con cien guerreros, cinco oficiales y veinte auxiliares que incluyen físicos, porteadores, escribas... Borchoff es el capitán del puesto; pero el puesto fue salvajemente atacado por bandoleros de Treve, incluído el tristemente famoso Rask, que quemó casi todo el puesto de avanzada. Su futuro nos es desconocido, y no estamos seguros de si fue reconstruido o no.
Kennel de Turia: Alrededor de veintiocho esclavas procedentes de diecinueve ciudades diferentes estaban confinadas e el kennel, aunque este número variaba con el tiempo; algunas eran de diferentes razas. Aunque eran esclavas de placer, eran las únicas esclavas del kennel, por lo que tenían sus tareas; mientras estaban ocupadas en esas tareas, vestían túnicas marrones. La entrada al kennel de esclavas se hacía a traves de una puerta de hierro de unas dieciocho pulgadas de grosor; la estancia era agradable y espaciosa, con esbeltos pilares y azulejos púrpura. Las lustrosas paredes contenían mosaicos de kajirae sirviendo, e incluso había una piscina olorosa. Las ventanas eran estrechas y con barrotes. Fuera de esta estancia principal, estaban las celdas dormitorio, donde había numerosas jaulas pequeñas, a las que se accedía por una pequeña puerta de barrotes, y que no tenían más de ocho pies de profunda, cuatro de ancho y cuatro de alto. Por todo mobiliario, un delgado colchón escarlata y una pequeña manta de paño.

Turmas: Es un puesto avanzado de Turia, un puesto mercantil localizado al sureste del Tahari; según los libros, en pequeño.

La Piscina Amarilla de Turia: La Piscina Amarilla de Turia es una extraña criatura que se encuentra dentro del palacio de Saphrar de Turia; su origen es desconocido aunque no parece ser indígena de Turia y probablemente fue trañida de las junglas ecuatoriales. La zona de la piscina parecía un gran estanque cubierto en una espaciosa habitación, con un techo abovedado de unos ochenta pies de alto, estaba decorada con numerosos diseños de corte floral exótico, amarillos y verdes, representando la vegetación de un río tropical, con flores y plantas actuales, como enredaderas, palmas y flores exóticas. La estancia tenía un ambiente cargado y húmedo, iluminada desde el techo azul, probablemente con caros mecanismos energéticos
El estanque era circular con un diámetro de setenta y cinco pies, rodeado de un borde de mármol de unos siete u ocho pies de ancho; alrededor del estanque había una grada sostenida por ocho grandes columnas, similares a troncos de árbol en su decoración, situadas en cada punto cardinal de Gor. Muchas plantas colgabas entre esas columnas, tantas como del techo azul, y casi se descolgaban hasta tocar el suelo o la superficie del estanque.En un lado de la estancia hay un panel con cables y elevadores; controla el movimiento de las enredaderas que cuelgan sobre el estanque, acercándolas o alejándolas de la superficie.
El estanque contenía una amarillenta y espumosa agua que asemejaba estar llena de piedras preciosas; extensas cintas y filamentos parecían querer salirse del agua y también había pequeñas esferas, de varios colores, distribuidas por el estanque. Una especie de vapor surgía del agua a intervalos de tiempo, con ritmo y el estanque parecía tornarse más brillante cuando las esferas eran pulsadas, incrementando el ritmo del vapor; ese vapor parecía ser algo mas que vapor, seguramente fuese algún tipo de gas. De hecho, todo el estanque era una extraña criatura, una especie de efluvios amarillos.
La criatura parecía respirar, a cada descarga de vapor; parecía ser una criatura acuática. Pero cuando alguien entra en ese “agua”, la criatura puede espesar y volverse gelatinosa alrededor de su presa; este proceso se desarrolla en consistencia como el cemento líquido, hasta que la víctima no se puede mover. La carne de la víctima comenzará dormirse y quemarse, debido a las sustancias corrosivas de la criatura. Saphrar colocaba allí a un hombre para matarlo, y esto podría llevar más de tres horas hasta que la criatura lo engullía. Rasgar o cortar estos filamentos no dañaban en exceso a la criatura, aunque si la lastimaban si se dañaban las esferas brillantes; cortar una de esas esferas irritaba a la criatura, pero no era la unica zona vulnerable.

Tarl Cabot fue arrojado a la piscina y se las vio con la criatura; en vez de nadar hacia los extremos del estanque, se movió directamente hacia el centro. Allí encontró una extraña bolsa trasparente rodeadas de gránulos y filamentos, incrustada en la masa amarillenta y con una membrana traslúcida. Tarl ataca esa área, cortándola, lo que irrita mucho a la criatura, tanto que expulsa a Tarl de las profundidades, solidificándose al instante. La criatura será destruida posteriormente por el fuego, por los Tuchuk, después de darle una última víctima, Saphrar.


También hay un par de personajes de Turia que son muy mencionados en el libro Nómadas de Gor:
Karmas: Era un ciudadano turiano, de la casta de los guerreros; era un capitán, él campeón de Turia y plenipotenciario del Ubar, Phanius Turmus. Un plenipotenciario es un diplomático, a menudo con mucha autoridad. Era grande, fuerte, con grandes músculos y pelo negro y largo; tenía dos delgadas cicatrices en su cara, posiblemente hechas con una quiva. Hasta los tiempos que narran el libro cuatro, Karmas nunca había perdido un combate en las Guerras del Amor, hasta que se enfrenta a Kamchak en la primera estaca por defender el honor de Aphris de Turia. Usando la gladius, de la cual creía que Kamchak no sabía utilizar, los dos hombres lucharon y pronto Karmas entendió que Kamchak era mucho más experto con la espada corta de lo que había creído. Kamchak derrota a Karmas, ganando a Aphris, pero Kamchak elige no matar a Karmas. Más tarde, tras la toma de Turia, Karmas será esclavizado y mas tarde liberado.
Saphrar: Es el más poderoso mercader de Turia; era bajito, regordete y sonrosado, de cortas piernas y cortos brazos. Tiene la cabeza rapada y sus cejas también están rasuradas, aunque lo reemplaza todo con cuatro piezas de oro. Tiene los ojos pequeños y brillantes, con labios bastante rojos, lleva las uñas pintadas de escarlata, igual que la de los pies. Los dos dientes caninos de la parte de arriba son de oro, rellenos con veneno de Ost. Tarl creía que era una agradable persona, atento y buen anfitrión, pero lo tildaba de un poco indolente.

Saphrar fue una vez perfumista en Tyros; robó varias libras de néctar de talendars intentando esconderlas bajo su túnica, pero fue apresado, juzgado y condenado; por ser un ladrón se le cortó una oreja y fue exiliado. Pasó por Puerto Kar, donde conoció a un hombre de cara gris y con los ojos de cristal; este hombre pidió ayuda a Saphrar a cambio de una nueva vida en Turia, pero Saphrar aun creía poder ser un hombre de pUerto Kar, incluso manteniendo una galera de guerra.
Como compensación a esa ayuda, Saphrar pensó en obtener la esfera dorada de los Tuchuk y darsela al hombre de la cara gris; cuando no pudo comprarla, envió un grupo de mercenarios en tarn a atacar a los Tuchuk, matando a Kutaituchuk y robando la esfera. Kamchak se puso fuioso con Saphrar por matar a su padre, además de que Saphrar había convertido a Kutaituchik en un adicto al kanda. Asi que una vez que Kamchak conquistó Turia, asedió el puesto defensivo de Saphrar, que era un recinto amurallado rodeado de un anillo plano de unos cien pies de ancho. Kamchak traspasó las defensa y cercó a Saphrar. Kamchak echó a Saphrar al estanque amarillo y destruyó la criatura con fuego.


(1) Yo encontre 4 en la version en castellano, 3 en la pagina 174 y 1 en la pagina 181 (cap 9. Nomadas de Gor). Pero en mi opinión, la figura de Phanius Turmus se asemeja mas a la de un administrador que a la de un Ubar, primero porque eran tiempos de paz, y segundo, porque la ciudad se regía por un Alto Consejo civil, impensable en tiempos de guerra.

(2) Tanto como que no les dejaban acercarse......“En ese espacio se amontonaban una multitud de tuchuks y de esclavos. Entre ellos también pude distinguir a unos cuantos arúspices y adivinos, así como a cantantes, músicos y, dispersos entre la gente, algunos pequeños buhoneros y mercaderes de varias ciudades a quienes los tuchuks, que codician sus artículos, permiten acercarse a los carros. Cada uno de ellos, según averigüé más tarde, lleva en el antebrazo un pequeño tatuaje con la silueta de los anchos cuernos del bosko. Con esta marca se les permite el paso por las llanuras de los Pueblos del Carro en ciertas épocas del año. Naturalmente, lo que más difícil resulta es obtener el tatuaje. Si no gusta la canción del cantante, si no convencen las mercancías del mercader, se les ejecuta sin dilación alguna. Este tatuaje de aceptación resulta algo ignominioso, pues parece sugerir que quienes se acercan a los carros lo hacen en la condición de esclavos.” (cap. 6 Nomadas de Gor)

“Entre las gentes de los Pueblos del Carro unos cuantos vendedores de Turia ofrecían sin miedo sus pasteles, sus vinos y demás manjares. Incluso alguno vendía collares y cadenas.” (Cap 10. Nomadas de Gor)

Baal el Tuchuk

Cantidad de envíos : 89
Fecha de inscripción : 26/05/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: pergamino 30 de Luther; la ciudad de Turia

Mensaje  Morgana el Jue Ene 21, 2010 3:16 pm

suerte con el proyecto y ya nos irás contando aventuras de la ciudad. Very Happy

Morgana

Cantidad de envíos : 267
Fecha de inscripción : 24/05/2009
Localización : Barcelona

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.